miércoles, 11 de abril de 2012

Malditos osos indisciplinados

Hace un rato largo que no me quejo, así que voy a reseñar otra de las cosas que detesto infinitamente: las historias (suelen ser películas, pero pueden venir en otros formatos) sobre alguien que nunca realizó x disciplina, pero porque de un día para el otro se le ocurre que lo desea mucho, termina siendo mejor en ello que toda la gente que se pasó la vida practicando. Hay ejemplos de todo tipo, desde Kung fu panda hasta Pasión de cristal, Miss simpatia, e incluso hay algo de ello en películas decentes, como Million Dollas baby. ¿Cómo es que de repente, el que no estaba preparado en lo absoluto termina siendo el superdotado del concurso?
Llámenme amarga, pero la idea de que ser un improvisado con ganas vale más que una vida de dedicación y disciplina me parece sencillamente horrorosa (aparte de que las películas son casi iguales: alguien que parece que va a perder y al final gana). ¿Y los rivales qué, no tenían tantas ganas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada